El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) reconoció a un grupo mapuche de componedores de huesos, entre los seis Tesoros Humanos Vivos 2014, una distinción Unesco.

Este reconocimiento se entrega en Chile desde 2009, y busca reconocer a cultores y cultoras que contribuyen a la salvaguardia de las manifestaciones de patrimonio cultural inmaterial que desarrollan, por su alta significación para sus comunidades y para el país.

Desde el Consejo consignaron que la de este año tuvo la particularidad de distinguir, por primera vez, un oficio de la medicina tradicional mapuche, en el grupo Ngütamchefe de Tirúa, formado por agentes de salud conocidos como "componedores de huesos" .

El jurado consideró que llevar su conocimiento ancestral al sistema público de salud, en el Centro de Salud Familiar (Cesfam) Isabel Jiménez Riquelme de Tirúa, constituye un aporte al trabajo intercultural.

Otro de los distinguidos es Nemesio Moscoso, oriundo de la comuna de Pozo Almonte. Fue reconocido por el Comité Experto por ser un maestro luriri aymara, una actividad poco conocida y con riesgo de desaparecer.

Arturo de Jesús Lucero, de la comuna de Pichidegua, localidad de Larmahue (sector Viceparroquia), Región de O'Higgins, fue reconocido por ser el único constructor y reparador de las "Ruedas de agua de Larmahue" , elemento 'icónico e identitario' de la zona.

También fue distinguida Domitila Cuyul, de la comuna de Quellón, en la Región de Los Lagos, quien es Maestra de Paz, y como tal, responsable de realizar ceremonias del pueblo wiilliche.

Además, emocionada recibió la noticia Mónica Venegas, representante de la Unión de Artesanas de Quinchamalí, uno de los tres colectivos reconocidos.

Otro de los galardonados de manera colectiva, es el grupo de Carpinteros de Ribera de Lanchas Chilotas, de la comuna de Hualaihué, localidad de Mañihueico, Región de Los Lagos.

Los reconocidos reciben un estímulo económico de $3.000.000 para cada cultor/a individual y $7.000.000 para cada comunidad o colectivo.

upi/so//