Mediante una declaración, un grupo mapuche perteneciente al Lof Lleupeko Katrileo se atribuyó el ataque a una parcela de Vilcún en el cual fallecieron dos personas.

Durante el hecho ocurrido el pasado miércoles, falleció Osvaldo Antilef Pizarro, de 29 años, hijo del comerciante del recinto atacado, y Fabián Tralcal Marilaf, descubierto como encapuchado y sobrino de Luis Sergio Tralcal y Juan Segundo Tralcal, ambos imputados por la muerte de Werner Luchsinger y Vivianne Mackay en enero de 2013.

Según advierte la misiva, el hecho no correspondió a un asalto, como se indicó en un comienzo, sino que se debía a una acción planificada que era parte de la lucha armada en torno a la reivindicación territorial indígena. 

En la carta, se afirma que el ataque "obedeció estrictamente a una acción de recuperación de armamento", y asegura que el fatal desenlace "fue el resultado de un enfrentamiento armado y planificado", y agrega que ambas muertes "corresponden a los costos inevitables en esta lucha digna por la recuperación de nuestro pueblo".

"Responsabilizamos al Estado chileno por tratar de resolver el conflicto mapuche sólo a través de la imposición de la violencia, represión y cárcel, lo que reafirma que la violencia genera más violencia", señaló la carta. 

Revisa la carta completa en nuestra galería.