El proyecto de aborto, recientemente aprobado por la Cámara de Diputados en tercer trámite, reinstaló en la sociedad el debate sobre la necesidad -o no- de contar con una legislación que le permita, como postulan quienes impulsan esta normativa, a las mujeres decidir qué hacer cuando se cumplan las tres condiciones que considera la ley para operar: violación, la presencia de un feto inviable o riesgo de vida para la madre.

Una de las voces a favor de aprobar esta normativa, el senador PPD  Guido Girardi, en diálogo con La Tercera, analizó las reacciones encontradas que genera una de las causales, incluso dentro del oficialismo: "La causal de violación para mí es la que tiene más justificación de todas, porque ahí subyace la más brutal violación del derecho humano de la mujer. Se coarta su decisión de si acepta o no una relación sexual"

Consultado sobre las voces en contra de dar luz verde a esta legislación, principalmente desde la oposición, el parlamentario aseguró que "aquí hay una historia escrita por hombres y una visión conservadora, una concepción religiosa, porque desde el punto de vista de la biología, de la ciencia, el óvulo fecundado no constituye persona humana".

"Desde el punto de vista religioso se le da un estatus de dignidad moral a la fusión de aminoácidos, de proteínas y de ADN, pero por una dimensión mágica que es legítima para quienes profesan una religión, pero no se le puede imponer al resto de la sociedad. Se quiere imponer esta visión de que lo que hay detrás de esto es una persona sujeta a derechos que se está matando, y no: ahí lo que hay es una fusión de ADN y de proteínas", aseguró.

Girardi, a continuación, expresó que un ser humano "tiene dignidad moral en tanto es persona, y es persona cuando hay un sistema nervioso central desarrollado. Hay una parte muy importante en el desarrollo del embrión y del feto donde no hay sistema nervioso central, antes de las 12 semanas. Ésta es una discusión científica, no puede ser una discusión religiosa". 

Por último, y respondiendo a las voces en contra de legislar positivamente sobre el aborto, el senador PPD recordó que "si en Chile existiera un brigada de la PDI sobre el aborto, un Ministerio Público que investigara el aborto en mujeres pertenecientes a la elite -y muchas veces vinculadas a personas importantes del país-, no duraría mucho una sanción penal al aborto terapéutico o al aborto en general".

"Hay toda una hipocresía, porque hay muchas cirugías de apéndice que no son cirugías de apéndice, muchos embarazos tubarios que no son tubarios y muchos viajes a Buenos Aires y otras partes que no son viajes turísticos", cerró.

PUB/VJ