Hoy, la Intendencia Metropolitana anunció la habilitación de un 60 por ciento del relleno Santa Marta, vertedero que había sido cerrado luego del derrumbe y posterior incendio que se produjo en el lugar en enero pasado.

Luego de sostener una reunión con el intendente Metropolitano (s), David Morales, Armando Soto, presidente de la Federación de Empresas de Aseos y Jardines de Rellenos Santiarios (Fenasinaj) valoró la medida manifestando que “se solicitaron estudios y los estudios arrojaron que lo habilitan para abrirse en un 60% en un principio y luego normalizarse".

Sin embargo, el dirigente manifestó que continuará el paro parcial de actividades en el que los recolectores se niegan a trabajar jornadas de más de ocho horas diarias.

El intendente (s) David Morales declaró en diálogo con radio Cooperativa que espera "que la Corte revise esta semana la orden de no innovar y tener a fines de esta semana los resultados para que a partir del lunes esté funcionando todo con normalidad en Santa Marta".

Agregó además que "falta levantar la orden de no innovar de la Corte de Apelaciones, que esperamos que de aquí al viernes se resuelva, pero eso es un tema que tiene que resolver la empresa directamente con el tribunal".

"La resolución va a salir con fecha de mañana (miércoles) en la Superintendencia de Medio Ambiente porque se ha cumplido todos los requisitos para que Santa Marta pueda abrir parcialmente y recibir basura en una zona segura del vertedero", complementó la autoridad subrrogante.

En esa línea, destacó también que "de aquí hasta que no tengamos una apertura total y los tribunales de justicia no liberen el impedimento de funcionamiento que tienen, y esperamos que eso se haga de acá al viernes a más tardar, cosa que el lunes empecemos a retomar la normalidad en la recolección".

El paro parcial de los recolectores se originó luego que, producto del cierre del relleno Santa Marta, la operación de manejo de desechos de 19 comunas de la Región Metropolitana se trasladó al relleno Santiago Poniente, en Maipú, situación que obligó a extender la jornada de trabajo de la recolección hasta 16 horas.

PUB / DIG