Detectives de la Brigada de Homicidios (BH) de Iquique, por orden del fiscal de turno, concurrieron hasta la Caleta Chanavallita, para investigar la muerte de un lactante nacido el pasado 30 de diciembre. 

De acuerdo a los antecedentes oliciales, la madre de 19 años se encontraba durmiendo junto a su bebé y cuando despertó se percató de que el lactante se encontraba sin signos vitales, por lo cual llamaron a la ambulancia del lugar cuyos paramédicos constataron la muerte del recién nacido. 

Los efectivos policiales junto a los peritos del Laboratorio de Criminalística efectuaron el trabajo de sitio de suceso, logrando determinar a través de la revisión externa policial del infante que éste no presentaba lesiones atribuibles a terceras personas, y cuyos fenómenos post mortem indican como causa probable de muerte una asfixia por sofocación, tras ser aplastado, al parecer, por su propia madre. 

Al respecto el jefe de la BH de Iquique, subprefecto René Retamal, manifestó que “en virtud a los antecedentes preliminares, no se descarta el descuido de la madre en la muerte del menor". 

Por lo mismo, la joven fue detenida pero por instrucción del fiscal de turno fue dejada en libertad, quedando en calidad de imputada, mientras se esperan los resultados de la autopsia que realiza el Servicio Medico Legal de Iquique. 

PUB/VJ