Francisco Iribarra pasó a un supermercado de Temuco a comprar un queque de nuez. Sin embargo, vivió una amarga experiencia tras encontrar al interior una muela humana.

El abogado del hombre, Gerardo Ochoa, sostuvo a SoyChile que "al proceder a sacarlo con los dedos, imaginando que podía ser una piedra, se percató que lo que había sacado del queque era una pieza dental humana".

"Vomitó en medio de una sensación de asco, y al lograr estabilizarse un poco de las náuseas volvió al supermercado, donde el gerente a cargo manifestó que no tenía ninguna responsabilidad ni que había negligencia alguna, ya que el supermercado compraba estos queques a una empresa externa, que eran los elaboradores", agregó.

Ante la denuncia realizada por un cliente, el supermercado indicó mediante un comunicado que "la compañía aún no ha sido notificada legalmente de la demanda de indemnización de perjuicios al respecto".

"Es importante aclarar que una vez denunciado este hecho en la tienda, se inició inmediatamente una investigación interna mediante la revisión del lote de este producto y otras categorías del mismo proveedor, descartando cualquier anomalía. Paralelamente, y de manera preventiva, se suspendió la venta de estos productos hasta la entrega –por parte del proveedor– de un informe técnico y un análisis de causa que acredite la inocuidad de sus procesos de producción", añadieron.

Por último, expresaron que "es necesario aclarar que tras la denuncia realizada por este cliente, la autoridad sanitaria visitó la tienda sin realizar ningún tipo de observación. De todas formas, una vez recopilados todos los antecedentes del caso, se entregará una respuesta oficial".

PUB/CM