El diputado de la UDI Gustavo Hasbún responsabilizó directamente al Ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, por los altos niveles de violencia que ha adquirido el conflicto entre los taxistas de Santiago y los conductores de Uber.

A juicio de Hasbún, “Gómez-Lobo ha propiciado un peligroso clima de violencia entre las partes involucradas, enviando señales confusas, al punto que muchos taxistas se sintieron autorizados por el ministerio ha hacer justicia por mano propia”.

“Este ministro ha demostrado una enorma falta de pericia política para enfrentar el conflicto, pues lo único que ha conseguido es potenciar las diferencias en vez de acercar posiciones. Recién ahora, que hay agresiones físicas directas entre las partes confrontadas, Gómez-Lobo ha dimensionado lo poco afortunadas de sus declaraciones y convocado a una mesa de trabajo. Sin embargo, la verdad es que esto no es más que una de las muchas comisiones que no sirven para resolver el problema de fondo y a las que nos tiene tan acostumbrados el gobierno”, sostuvo.

En ese sentido, el legislador añadió: “el ministro Gómez-Lobo ha ganado el justo reconocimiento de ser uno de los peores evaluados por todas las encuestas. El transporte público en el Gran Santiago es sencillamente un desastre; el descalabro económico del Transantiago es insostenible; y la única solución que propone el ministro es seguir pidiendo plata al Congreso”.

“Si el Ministro de Transportes sigue cometiendo errores en sus declaraciones, la escala de violencia podría aumentar. Después, sólo quedarán lamentaciones sin sentido”, finalizó Hasbún.

PUB/CM