Las autoridades de Transportes dieron a concoer la entrada en vigencia de la Ley 20.904, que aumenta las exigencias parea el traslado de niños en automóviles livianos. De tal forma, a partir de este miércoles, los niños de hasta 12 años deberán ocupar siempre los asientos traseros del vehículo. La nueva normativa también establece que los niños hasta 8 años deberán ocupar siempre una silla con sistema de retención infantil, imponiendo además exigencias en el peso y la talla (135 cm y 33 kilos). Eso sí, esta última exigencia entrará en vigencia a partir de marzo de 2017.

Antes de la modificación, la ley establecía la prohibición para circular en los asientos delanteros de vehículos livianos hasta los 8 años, mientras que la silla para autos se exigía para niños de hasta cuatro años y no consideraba características de peso y talla.

El ministro de Transportes, Andrés Gómez Lobo, destacó que este cambio legal "contribuye a uno de los objetivos centrales de nuestro trabajo: la protección de la vida de las niñas y los niños de nuestro país".

La autoridad de Transportes agregó que "está demostrado que el uso del cinturón de seguridad y de sistemas de retención infantiles, pueden reducir entre un 50% y un 80% las lesiones mortales y graves de bebés y niños/as ante un accidente de tránsito".

En términos de cifras, la secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), Gabriela Rosende, señala que en nuestro país "1 de cada 3 muertes de niños entre 11 y 14 años son causadas por accidentes de tránsito. De esta forma, sólo en 2014 murieron 92 niños de entre 0 y 14 años en siniestros viales, por lo que el llamado es a cuidar a nuestros niñas y niños. Esta medida apunta, precisamente, en ese sentido".

El gerente de Asuntos Públicos de Automóvil Club Chile, Alberto Escóbar, destaca que "es una obligación moral y legal de los padres cuidar a sus hijos en todo momento, sobre todo frente a situaciones de eventual riesgo, como son los viajes en auto".

El experto en seguridad vial agrega que "aún no existe conciencia entre los adultos que con la seguridad de los niños no se transa. Eso explica que cerca del 80% de la siniestralidad vial en que se ven involucrados los niños ocurra a menos de 8 kilómetros de distancia del domicilio".

Cifras del Automóvil Club Chile destacan que sólo un 48% de los padres asegura que traslada a sus hijos en estos dispositivos de seguridad. Peor aún, ya que un 10% declara que prefiere trasladarlos en sus brazos.

Frente a un accidente "son los equipos de seguridad pasiva los que realmente nos protegen frente a un eventual siniestro vial. Las sillas de seguridad son el sistema de protección infantil más eficiente dentro de un automóvil, y el único capaz de proteger de mejor manera el cuerpo del niño", concluye el experto en seguridad vial.

Uno de los parlamentarios que impulsó esta iniciativa, el diputado Daniel Farcas, señala a Publimetro que "estamos confiados que esto generará un cambio social y cultural para que los padres generan un cambio conductual y así nos ayuden a cuidar a nuestros niños, y podamos disminuir las estadísticas sobre niños fallecidos y heridos en siniestros de tránsito".

El cambio en la ley establece nuevas sanciones para aquellos adultos que no trasladen a sus hijos menores de 8 años en el sistema de retención infantil (más conocida como silla de niño para autos) en el asiento trasero, y también para aquellos que trasladen a niños menores de 12 años en el asiento del copiloto. Se pasa de una falta grave a gravísima, lo que equivale a una multa de entre 1,5 a 3 UTM, es decir, entre $66.000 y $132.000 aproximadamente. Además, se expone a la suspensión de la licencia de conducir entre 5 y 45 días.