Los dolores de cabeza no terminan para el gobierno. La compra de equipos de simulación clínica de alta fidelidad por parte del Hospital de Urgencia de Asistencia Pública (ex Posta Central) a la empresa Hospitalia han puesto a la ministra de Salud Carmen Castillo Taucher al centro de la polémica, dado que entre las dueñas de la empresa privada, que se adjudicaría 174,9 millones, se encuentra su hermana Erica Castillo Taucher y su cuñado.

Pese a que el hecho denunciado por el Centro de Investigación Periodística (Ciper) no demuestra ilegalidad, este medio da cuenta de la denuncia en la Contraloría General de la República realizado por una de las empresas licitantes no favorecidas (Skill Training), quienes aseguran que el proceso de compras estuvo dirigido para que lograse su adquisición la empresa de la hermana de la ministra, dado que entre las bases técnicas se solicitaba un equipo que sólo poseía Hospitalia, y al cual se le otorgó un puntaje muy alto en comparación a otros ítems. Incluso un informe técnico consideró “esencial” la compra de estos simuladores de alta fidelidad con ecógrafo integrado.

El Ministerio de Salud contempla un presupuesto de $1.800 millones de pesos, adicionales a los utilizados por la ex Posta, para mejorar las condiciones docentes de diferentes campos clínicos, todo dentro del “Plan de ingreso, formación y retención de médicos y especialistas”.

Es en este programa que se estipulan más licitaciones como la realizada por el Servicio de Salud Metropolitano Central. El Hospital de Puerto Montt contempla un gasto de 196 millones, y en sus bases de licitación, la cual se encuentra en evaluación, también solicita el equipo únicamente proveído por esta empresa. El Hospital de Concepción dispone de 290 millones para el mismo fin y sus bases se encuentran en preparación.

PUB/SVM