Una desagradable experiencia vivió Francisco Joel Patricio Iribarra Orellana de 32 años. El hombre acudió al supermercado Unimarc de Temuco para comprar un queque de nueces, sin embargo, al momento de injerir el producto se encontró con una muela humana en su interior. 

Según Gerardo Ochoa, abogado de Iribarra, "al proceder a sacarlo con los dedos, imaginando que podía ser una piedra, se percató que lo que había sacado del queque era una pieza dental humana", indicó a Soy Temuco. 

El legalista agregó: "Vomitó en medio de una sensación de asco, y al lograr estabilizarse un poco de las náuseas volvió al supermercado, donde el gerente a cargo manifestó que no tenía ninguna responsabilidad ni que había negligencia alguna, ya que el supermercado compraba estos queques a una empresa externa, que eran los elaboradores". 

El afectado presentó acciones legales contra el supermercado por infracción a la Ley del Consumidor, a la vez que solicitará ser indemnizado por prejuicios. 

PUB/SVM