Afectado y pidiendo perdón a la familia se mostró la mañana del martes, Gustavo Aravena, el hombre que junto a su padre dio muerte a un sujeto que le robó su automóvil con el método del “portonazo”.

El hecho ocurrió luego que Aravena sufriera el robo de su vehículo. Tras el “portonazo” salieron junto a su padre en busca del asaltante a quien propinaron golpes de puños y pies, que le causaron la muerte.

“Fue en defensa propia” alegó el detenido. “Que me perdone la familia. Actuamos en defensa propia”, manifestó al ser trasladado desde la Brigada de Homicidios de la PDi de Ñuñoa al Tribunal de San Bernardo para ser formalizado.

La audiencia está fijada para las 10:30 horas y se les imputará el cargo de homicidio simple, luego que se desestimara que actuaran en defensa propia.


PUB/NL