El médico cirujano, biólogo, fisiólogo e investigador especialista en reproducción humana y métodos anticonceptivos, Horacio Croxatto, fue el ganador del Premio Nacional de Ciencias Aplicadas 2016, ya que tal como señaló el jurado que deliberó, el experto ha contribuido al “desarrollo de importantes métodos anticonceptivos que han revolucionado el campo de a reproducción humanan y han beneficiado a millones de personas”. 

Horacio Croxatto es considerado uno de los principales expertos mundiales en anticoncepción de emergencia, y durante sus años de trayectoria ha considerado el aborto como derecho legítimo de las mujeres y rechaza a los sectores contrarios. 

“Tuvo el empuje y la claridad para llevar sus hallazgos científicos rápidamente a aplicaciones clínicas”, señalaron desde el jurado. 

El jurado que eligió a Croxatto como el ganador fue liderado por la ministra de Educación, Adriana Delpiano, junto al rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, el rector de la Universidad Técnica Federico Santa María y en representación del Consejo de Rectores, Darcy Fuenzalida, el presidente de Conicyt, Mario Hamuy, el Premio Nacional de Ciencias Exactas 2015 y Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2014, José Ramón Rodríguez. 

Horacio Croxatto es profesor honorario de la Universidad de Chile y de la Universidad de Valparaíso, académico de la Universidad Nacional Andrés Bello y cofundador del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (ICMER). 

Desde 1973 es miembro del Comité Internacional para la Investigación en Anticoncepción del Population Council (Nueva York), y participó en el Grupo de Trabajo sobre métodos de control de la fertilidad de la Organización Mundial de la Salud durante el período 1985-1991. 

Su obra ha beneficiado a millones de mujeres, hombres y su entorno, tanto en Chile como a nivel internacional. Además desarrolló importantes métodos anticonceptivos que han revolucionado el campo de la reproducción humana y sus productos son utilizados en gran parte del mundo. Dos de estos forman parte del arsenal de métodos anticonceptivos que ofrece el Ministerio de Salud a la población femenina chilena. 

PUB/SQM