La Corte de Apelaciones de Santiago condenó al Complejo Hospital San José a pagar una indemnización de $50 millones de pesos a cada hijo de una paciente que falleció, en marzo de 2009, por la mala administración de un medicamento.

En fallo unánime ratificó la sentencia que ordenó al centro hospitalario indemnizar a Anita Pizarro Flores y Eduardo Pizarro Flores, hijos de Ana Flores Leiva.

En el fallo de primera instancia, el juez Ricardo Nuñez, del Undécimo Juzgado Civil de Santiago, estableció que Flores Leiva, de 79 años, murió el 8 de marzo de 2009, producto de una incorrecta aplicación de Diazepam, medicamento suministrado sin instrucción médica.

"Debe darse por establecido que la madre de los actores fue víctima, durante al menos cuatro de los días en que ocurrieron los hechos, de conductas culpables que constituyeron infracciones directas a deberes funcionarios por parte del médico, de las enfermeras y el director del establecimiento”, sostiene el fallo.

Asimismo, se asegura que dichas infracciones “determinaron que la atención médica y hospitalaria recibida por ella fuera deficiente y fuera de los parámetros médicos que deben regir la atención a los pacientes al interior de un centro asistencial".

La resolución agrega que “en relación al daño sufrido por los actores, de la prueba rendida durante la etapa pertinente, especialmente testimonial, puede darse por establecido que ambos hijos sufrieron aflicción y dolor al haber sido testigos de la falta de dignidad en el trato y cuidado recibido por su madre los días previos a su muerte. Este padecimiento les produjo perjuicio o afección extra patrimonial, que debe ser indemnizado".

En este sentido, la Corte estimó que la cantidad de $50.000.000 para cada uno de los demandados “auxilia a las víctimas a soportar el padecimiento que los aqueja”.

PUB/NL