"Es un error jurídico y político, y cuando digo político, lo digo porque creo que se le está dando mucha importancia a un tema que habría tenido una importancia menor".

Con estas palabras se refirió el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, a la decisión de la Presidenta Bachelet de querellarse contra la revista Qué Pasa por una publicación impresa relativa al caso Caval.

Y fue más preciso al señalar: "Que un Jefe de Estado interponga una acción penal no es consistente con estándares internacionales en materia de libertad de expresión. El Gobierno y la Presidenta han sido mal asesorados (…) Los tribunales deberían desechar tal acción".

En declaraciones publicadas esta jornada en el diario El Mercurio, el abogado defendió la legitimidad de investigar a quienes detentan altos cargos públicos, agregando que ante algún agravio deben recurrir a "acciones civiles, nunca penales".

PUB/NL