Los hermanos Iván y Ricardo Lagos Córdova son los afectados por la contaminación con cianuro que se registró la mañana de este miércoles en un laboratorio de la empresa MetalCom Chile, en la comuna de Quinta Normal. 

El hecho ocurrió, de acuerdo a los relatos de testigos, cuando uno de ellos, Iván Lagos Córdova, gerente de la empresa, llegó hasta el lugar y le advirtió a los empleados que había decidido suicidarse. Para ello ingresó a su oficina e ingirió cianuro de sodio diluido en agua. 

Pero la mezcla no resultó letal, aunque un gradual deterioro que pudo haberle provocado una asfixia mortal. 

Alertado de lo que sucedía por los empleados del laboratorio metalúrgico, su hermano Ricardo Lagos Córdova, llegó hasta el lugar y asistió a Iván, por lo que quedó expuesto a los vapores de cianuro que había en el aire, ya que se trata de un elemento muy volátil. 

Todo el proceso llevado a cabo por los Bomberos que asistieron a la urgencia, duró aproximadamente tres horas, debido al protocolo de seguridad que es necesario desplegar en este tipo de emergencias. Y debido a todo eso, vecinos de la empresa y hasta una escuela básica fueron evacuados de la zona de seguridad establecida por Carabineros, unos 100 metros a la redonda. 

Según Bomberos, antes que ambos hermanos fueron trasladados hasta la Clínica Las Condes, el frustrado suicida vomitó en la oficina, lo que contribuyó a que el proceso de envenenamiento se detuviera. 

Después de eso, un equipo especializado de voluntarios retiró del lugar los restos del cianuro. 

“El cianuro de sodio es un producto químico que al disolverse en agua genera ácido cianhídrico y puede provocar la muerte en muy pocos minutos. La persona no ingirió la suficiente cantidad de productos, estaba muy diluido, por lo tanto estaba consciente, y el procedimiento consistió en ingresar al lugar, convencerla que tenía que salir porque estaba siendo afectada lentamente por el producto”. 

“Fue descontaminada, atendida por el SAMU y trasladada hasta la Clínica Las Condes, él con el hermano, que lo convenció para que saliera del lugar”, señaló el voluntario de la Cuarta Compañía de Quinta Normal, Sergio albornoz. 

PUB/VJ