Durante esta jornada y en la Corte de Apelaciones de Santiago, la directora legislativa de Fundación Iguales, Daniela Santana, interpuso un recurso de protección contra el Departamento de Extranjería y Migración del ministerio del Interior por el cobro abusivo que el organismo exigiría al ciudadano estadounidense Brian Passikoff, cónyuge del chileno Pablo Calfuqueo, por la emisión de la llamada “Visa Temporaria Por Primera Vez Unión Civil”.

Si bien este documento, tiene aranceles diferenciados según la nacionalidad de los/as solicitantes, los/as -que en el caso de Passikoff alcanza los 470 dólares-, contempla un cobro único de 15 dólares para las personas que tengan un vínculo familiar con un/a ciudadano/a chileno/a como sucede en este caso. Es por esto, que se le estarían cobrando 455 dólares más de lo que realmente debería pagar, es decir, $321.840 sobre el valor correspondiente.

Passikoff y  Calfuqueo se casaron en Mendoza durante 2014 y luego, en enero de 2015, celebraron otro matrimonio en Estados Unidos. Al saber que su matrimonio sería reconocido en Chile decidieron establecerse en el país, razón por la que el estadounidense solicitó la “Visa Temporaria Por Primera Vez Unión Civil” que fue acogida a trámite en noviembre de 2015 por Extranjería, reconociendo así el vínculo familiar con el chileno que lo faculta para pagar sólo 15 dólares por este documento. Sin embargo y pese a tener la confirmación telefónica para acceder a este pago, al momento de serle otorgada la visa se le aplicó el arancel correspondiente a su nacionalidad.

Ante esta situación, Passikoff se comunicó con Extranjería quien respondió que: “no contempla los vínculos que fueron fundamentos – el matrimonio de un chileno con un argentino y que están debidamente legalizados-, para una visa temporaria en calidad de titular. Motivo por el cual debe pagar el valor total que corresponde de acuerdo a su nacionalidad”.

Santana calificó esta situación como “una discriminación arbitraria, ya que al otorgar esta visa se reconoce el vínculo familiar que no está siendo validado al momento de efectuar el pago del documento” y agrego que “es por esto, que como Fundación Iguales pedimos que se modifique el precio en el formulario y su adecuación al costo correspondiente, es decir, el de 15 dólares; que se incluya en el decreto supremo como beneficiaros/as a los/as convivientes civiles y que no distinga entre cónyuges de igual o distinto sexo y, finalmente, que modifique la circular donde se establecen los vínculos familiares aplicables a esta visa”, dijo.

Finalmente, Passikoff explicó que “como extranjero casado con un chileno estoy siendo discriminado arbitrariamente, ya que a pesar de que mi visa fue aprobada, reconociendo con esto mi vínculo con Pablo, Extranjería está ejerciendo un cobro que no corresponde. Espero que este recurso corrija la vulneración de derechos que como migrante y miembro de la diversidad sexual en Chile estoy sufriendo. Así mismo, mi esposo y yo, esperamos que esta situación no vuelva a ocurrir y avancemos en el respeto y reconocimiento de la diversidad sexual”.

PUB/CM