Personal de la Dirección de Inteligencia de Carabineros (Dipolcar) dispuso el inicio de un sumario administrativo en contra del mayor Eduardo Aravena Meza (40 años) luego de hallarse en su dormitorio y oficina un amplio número de armamento. 

Las armas fueron incautadas ya que estas no permanecían bajo custodia ni fueron entregadas bajo recibo al oficial.

La diligencia fue realizada mientras se investigaba el robo de más nueve millones desde la 14ª Comisaría de San Bernardo, recinto donde Aravena es el segundo oficial al mando.

Según fuentes policiales, entre el armamento requisado se encontraron: 21 cartuchos de disuasivos químicos calibre 37mm, 16 granadas de mano, 96 cartuchos de escopeta calibre 12mm, y en su roperillo mantenía 41 cartuchos calíbre 37 mm y 122 cartuchos de escopeta calibre 12mm. Todo el armamento quedó bajo custodia en la Sala de Armas de la unidad.

PUB/SVM