Detectives de la Brigada Investigadora de Delitos en Recintos Portuarios (Briderpo) de Iquique incautaron más de 700 juguetes, desde el Puerto de Iquique, y 1000 sábanas, en la Zofri, todos productos falsificados, cuyo avalúo alcanza los $47 millones de pesos. 

El primero de los procedimientos, en el puerto, se desarrolló gracias al trabajo iniciado por el Servicio Nacional de Aduanas, y a una orden de investigar de la fiscalía local de Iquique, donde los efectivos policiales incautaron más de 700 juguetes imitativos de la marca Disney. 

De esta incautación, quedó detenida una mujer identificada con las iniciales C.C.G., en calidad de imputada y a espera de la citación por parte del Ministerio Público. 

Según aseguró la PDI, las especies fueron almacenadas en una bodega en la Zofri, a espera del término del proceso judicial.

En tanto, el procedimiento al interior del recinto amurallado de la Zofri se realizó por una denuncia de la empresa Canon y, conforme a esto, los detectives descubrieron que existía un usuario del sistema franco, de nacionalidad extranjera, identificado como M.M.L., quien mantenía sábanas falsificadas de la marca aludida. 

Al sujeto se le incautaron más de mil sabanas falsificadas que infringían además la Ley de Propiedad Intelectual, motivo por el cual se detuvo al empresario, el que luego fue dejado en libertad, quedando apercibido del artículo 26 del código procesal penal y las especies almacenadas en su bodega bajo la figura de depositario provisional. 

“Hacemos un llamado a la comunidad a no adquirir especies falsificadas, debido a que incentivan este comercio ilícito, que además trae consigo delitos conexos”, señaló la jefa de la Briderpo, comisario Paula Psijas, 

“Lo más importante es, que en el caso de los juguetes están poniendo en riesgo la salud e integridad de sus hijos, debido a que estas especies al tratarse de productos imitativos o falsificados, no cuentan con los estándares de calidad de un producto original, donde muchas veces las pinturas son tóxicas y las piezas pequeñas fácilmente desprendibles las cuales pueden ser ingeridas oralmente por un menor lo cual en los casos más graves podría hacer que el menor perdiera la vida al no poder respirar”, añadió.