No han podido controlarlo. Se trata del incendio en el cerro Divisadero de Coyhaique y que se mantiene activo, tras haber consumido ya 115 hectáreas de plantación de pino. Y aunque las autoridades indicaron que no el riesgo de que el siniestro se acerque a las zonas urbanas está controlado, de igual forma se ha mantenido la alerta roja en la zona. 

Según informa La Tercera, este sábado el plan de ataque del incendio considera la actuación de un avión AirTractor, el cual tiene capacidad de transportar 3.200 litros de agua. Asimismo, se contará con el apoyo de tres helicópteros, 26 brigadistas, cuatros técnicos y dos Brifes. 

Asimismo, desde el Ejército también confirmaron que colaborarán en el control del avance de las llamas. Con ello, junto a personal de Conaf, comprobarán que los “cortafuegos” se mantengan operativos ya que el cerro Divisadero se encuentra muy cerca de la población de Coyhaique. 

PUB/JLM