Pasadas las 11:00 horas varias columnas marcharon con destino al centro de Santiago, con el fin de llegar a la Plaza de la Ciudadanía y en alrededores del Ministerio de Educación, en el marco de la marcha no autorizada convocada por los estudiantes en contra de la reforma a la educación superior.

Los primeros incidentes se registraron en el sector de Plaza Italia, cuando los estudiantes intentaron avanzar por Alameda.

También se informó de desvíos de tránsito en Providencia por calle Merced e interrupción de flujo del tránsito en la intersección de San Diego con Pedro Lagos, debido a desórdenes.

Otro grupo de secundarios y universitarios interrumpieron el tránsito en la Alameda hacia el oriente a la altura de Nataniel Cox.

Una turba de manifestantes ataco a un carro de fuerzas especiales, el cual se encontraba en un taco en Lord Cocrane al llegar a la alameda, quedando un carabinero herido en su cabeza producto de un pedazo de concreto lanzado por los manifestantes.

Según informaron previamente, desde la zona norte los estudiantes marchan desde el sector de Estación Mapocho, en el poniente desde la Universidad de Santiago y República y en el sur desde el barrio Franklin.

El vocero de la Confech, Gabriel Iturra, durante esta mañana emplazó al Gobierno a hacerse responsable por el proyecto que ingresaron al Congreso, puesto que “viene a condenar a miles de familias, y eso no lo vamos a aceptar”.

Por esto, incentivó a los estudiantes a que mantengan las movilizaciones a nivel nacional y que hoy día demuestren su descontento en las calles para rechazar el ingreso del proyecto.

Por su parte, los dirigentes de la Aces exigieron la renuncia de la titular del Mineduc, Adriana Delpiano, ante la falta respuestas por las peticiones de los estudiantes.

El vocero de la Aces, Diego Arraño, minutos antes de que comiencen las marchas aseguró que “el día de hoy los estudiantes secundarios y los estudiantes universitarios en conjunto, el movimiento social por la educación, va a salir a marchar porque tenemos una ministra que le quedó grande la camiseta, que no se la pudo, y es por eso que nosotros como secundarios pedimos su renuncia”.

PUB/NL