Si estás buscando el secreto para una vida larga y feliz, es posible que desees considerar la posibilidad de trasladarte a Costa Rica. El Índice del Planeta Feliz (Happy Planet Index), que mide el bienestar sostenible, clasificó a ese país en el primer lugar del mundo en 2009 y 2012, mientras parece probable que la nación de América Latina tendrá el desafío de clasificar dentro de los cinco primeros en el informe de este año, según los investigadores. El índice, a diferencia del PIB, la actual medida estándar de la prosperidad de un país, mide el progreso a través del bienestar experimentado, esperanza de vida y huella ecológica. A partir de estos datos, los investigadores de la Fundación Nueva Economía con sede en Londres generaron un índice revelando qué países son más eficientes en la producción de vidas largas y felices a sus habitantes, manteniendo al mismo tiempo las condiciones para que las generaciones futuras puedan hacer lo mismo. Karen Jeffrey, investigadora de la Fundación Nueva Economía, explica por qué necesitamos una medida alternativa de progreso y cómo podemos lograr un planeta más feliz para todos.

¿Por qué necesitamos el Índice del Planeta Feliz?

-En la mayoría de los países el éxito se mide utilizando el PIB y se asume que esto es un buen indicador de bienestar. Pero sabemos que la relación entre la prosperidad económica y el bienestar de las personas no es del todo sencilla. A medida que la economía de un país crece, la gente mejora su situación financiera y vemos aumentos en el bienestar; sin embargo, sólo crece hasta un cierto punto antes de estabilizarse. El segundo elemento fundamental es la correlación directa entre el crecimiento económico y el impacto medioambiental. Los países con economías más fuertes están contaminando la atmósfera: EEUU, Reino Unido y Dinamarca son algunos de los peores, a pesar de que Dinamarca está a la cabeza en el bienestar.

Costa Rica salió en primer lugar la vez pasada, y un buen número de otros países de América Latina también les está yendo especialmente bien, ¿deberíamos todos estar levantando campamento y trasladándonos para allá?

-En términos de lo que deberíamos hacer es mirar a América Latina para ver lo que están haciendo bien. Esos países tienen un mayor bienestar, una esperanza de vida más larga y utilizan una fracción de los recursos en comparación con lugares como los EEUU.

¿Cuál es su secreto?

-Creemos que es la forma en que está configurado el gobierno: sus ministerios de medio ambiente y energía se unen y trabajan juntos, están dirigidos como uno solo. Además, las conexiones culturales y sociales forman una parte fuerte de la identidad de Costa Rica, por lo que podría contribuir a una mayor esperanza de vida y a valores menos materialistas.

Algunos de los países que han salido relativamente bien, como Bangladesh, tienen registros particularmente pobres en términos de derechos humanos y la igualdad de género. ¿Tienen la intención de tomar en cuenta estas cuestiones en los informes futuros?

Es un buen punto. Tratamos de capturar tanto como podamos, pero no nos puede contar todo. Tomando eso en cuenta, estamos trabajando en la próxima versión, que debería salir este verano (europeo), y esperamos incluir el ajuste de desigualdad. Esto significa que si hay una gran brecha entre la esperanza de vida de la población de un país, la nación va a salir más bajo en el Índice del Planeta Feliz.

¿Ha tenido su trabajo algún impacto en los políticos?

No fue diseñado para influir en los responsables políticos directamente. Lo que queríamos hacer era inspirar a la gente como tú y yo con los mensajes del Índice del Planeta Feliz. Hay de estos lugares en el mundo donde las personas están viviendo vidas largas y felices utilizando una fracción de los recursos que los EEUU.

Dicho esto, algunos responsables políticos han escuchado de la investigación. En 2011, Zac Goldsmith del partido conservador (que se está actualmente postulando para ser el alcalde de Londres) propuso sustituir el PIB con el IPF para medir el éxito de la economía. Eso no sucedió, pero el Reino Unido ahora recoge datos sobre el bienestar y es uno de los países líderes en la medición del bienestar.

En general, a Europa le va bastante mal en el Índice del Planeta Feliz. ¿Es probable que mejoren los puntajes de IPF de Europa?

Estamos esperando ver una reducción del impacto medioambiental de Europa, por lo que sus países deberían obtener mejores resultados en la esperanza de vida. La crisis económica del 2008 estancó la fabricación y producción, mejorando así el impacto ambiental y la esperanza de vida de Europa.

La mayoría de las personas creen que el éxito económico y la felicidad están íntimamente relacionados,¿cómo van a cambiar la manera en que pensamos?

Estamos llevando el mensaje a los jóvenes –entre las edades de 9 a catorce– y dándoles la oportunidad de cuestionar el crecimiento económico. En particular, queremos que consideren alternativas al PIB.