Un fuerte aumento registró el nivel de victimización en el país durante el 2015, un año marcado por la proliferación de los ‘portonazos’. Así lo reveló la última versión de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc), dada a conocer por la Subsecretaría de la Prevención del Delito.

Según la medición, el año recién pasado un 26,4% de los hogares del país fue víctima de un delito de alta connotación social, 2,9 puntos porcentuales más que la cifra de 2014.

En estos ilícitos se incluye el robo con violencia o intimidación, robo por sorpresa, en la vivienda, de vehículo, hurtos y lesiones.

La cifra del 2015 arrojada por la Enusc es la más alta registrada para este indicador desde el 2012.

Sobre los resultados, el subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey, sostuvo que las razones del aumento tienen que ver con que los ilícitos son “un fenómeno muy dinámico y cambiante que va desarrollando técnicas nuevas, lo que deriva en otros delitos”, reproduce este sábado La Tercera.

“Antes estaban los robos a cajeros automáticos y camiones de valores, pero el año pasado comenzaron los ‘portonazos’. Entonces, lo que tenemos que hacer es trabajar en un plan que permita trabajar focalizádamente”.

Por otra parte la encuesta reveló que la ‘revictimización’, es decir las personas que han sido víctimas de un delito más de una vez en doce meses, también registró un alza al ubicarse en un 8,1% en 2015. Un incremento de 1,9 puntos porcentuales respecto del 2014.

Otros delitos

La encuesta incorporó nuevas variables de medición, adicionales a los delitos de mayor connotación social, tales como incivilidades y violencia en los barrios.

De esta manera, la medición reveló que los encuestados se encontraros con actitudes de incivilidad en sus barrios. En este sentido el abandono de perros registró un 44,8%, el consumo de alcohol o droga en la vía pública llegó a un 29,1% y la acumulación de basura en sitios eriazos a un 18,8%.

Los encuestados revelaron además que la violencia en sus barrios, por otros factores ajenos a los delitos en sus hogares, fue la venta de drogas (20,3%), escuchar balaceras (10,9%), vandalismo (10,5%).

PUB/NL