La Dirección del Trabajo suspendió el funcionamiento del restaurante Panda de Antofagasta debido a las pésimas condiciones que existían para los trabajadores del local.

Según informó el diario La Estrella de la mencionada ciudad, durante una fiscalización se observó que al menos cuatro de los once trabajadores vivían al interior del recinto, bajo llave y en un recinto con paupérrimo estado.

"Hay situaciones que son intolerables. Los trabajadores no pueden hacer su vida doméstica dentro de las empresas de trabajo", detalló el director de la Dirección del Trabajo, Rubén Gajardo.

Además, detectaron otras irregularidades como como carne sin refrigerar, instalaciones eléctricas defectuosas, medicamentos de origen chino de contrabando y la obstaculización de la fiscalización sufrida por los funcionarios por parte de algunos trabajadores.

Por este motivo, "acudimos a Carabineros y tuvimos que multar por hostigamiento constante a los fiscalizadores".

En tanto, la gobernadora Fabiola Rivero aseguró que ante lo descubierto en la inspección, "hay elementos clarísimos que acá hay que hacer una denuncia por trata de personas para efectos laborales.

PUB/CM