En un insólito fallo, el Tribunal Oral en lo Penal de Ovalle consideró la infidelidad de una mujer como atenuante a la hora de rebajar la condena de un femicidio frustrado. 

Según indica El Mostrador, en julio de 2015 Marco Antonio Barraza Olmos agredió a su esposa luego de enterarse que esta le había sido infiel. El hombre la atacó con una tijera hiriéndola a la altura del cuello, en el tórax, en su mama derecha, rostro y una fractura en el cráneo. El ataque se detuvo únicamente por el ingreso de un carabinero al domicilio. 

"Haber obrado por estímulos tan poderosos que naturalmente le hayan causado arrebato u obcecación, toda vez que (...) en el momento previo a la agresión se había develado la infidelidad de su conyuge, con quien estaba casado hacía 15 años mantenía dos hijos en común", señaló el inédito fallo del tribunal ovallino. 

La consideración de esta atenuante significó que el agresor evitara una pena de cárcel efectiva de cinco años por un periodo idéntico de libertad vigilada. 

El fallo fue aprobado por dos votos a uno. Los magistrados Cristian Alfonso y Claudio Weishaupt votaron a favor de la sentencia, mientra que la jueza Victoria Gallardo lo hizo en contra. 

PUB/SVM