Tras la aprobación en la Cámara de Diputados del proyecto que despenaliza tres causales de aborto, la organización InformAborto denunció presiones para que diputados voten a favor y aseguraron que esta ley se transformará en un “genocidio desde el Estado”. 

“Hoy Chile vio claudicar a sus legisladores ante las presiones internas e internacionales. En la sala de la cámara de Diputados, Alejandra Sepúlveda, diputada independiente, declaraba que, a pesar de estar convencida de la importancia de la vida y de ser católica, no podía votar por lo que cree”, señaló el vocero de InformAborto, Francisco Subercaseaux. 

“Asimismo, el diputado Juan Morano, de la Democracia Cristiana, decía que, si bien protegía los Derechos Humanos y la vida, no podía imponer sus 'creencias'. Y así varios diputados más fueron cayendo ante las presiones del Ejecutivo”, añadió. 

La también vocera de la agrupación, Rosana Landaluce, aseguró que “el gobierno ya declaró que el aborto no es un asunto de salud pública, porque la tasa de mortalidad materna en Chile es de las más bajas del mundo, sino que es un problema ideológico y, agregamos nosotros, es también un problema netamente económico". 

Subercaseaux, explicó que "si antes el Estado mató por diferencias políticas, hoy el gobierno de Bachelet, quiere matar por una concepción arbitraria y utilitarista de los Derechos Humanos y de la definición de persona”. 

Además, dijo que “aquí no se trata de religión. La defensa de la vida no tiene su raíz en el cristianismo, sino que en el sentido común: el feto humano está dentro del cuerpo de la mujer, pero no es parte constituyente de su cuerpo". 

Los voceros, destacaron además, que es una vergüenza que se esté tratando de aprobar una Ley con una celeridad inédita, para estar lista para su promulgación el próximo 21 de mayo. 

“Bachelet quiere salvar la cuenta pública del 21 de mayo, con un proyecto de ley mal redactado, sin presupuesto y que será horriblemente mal ejecutado. Está equivocada si cree que una ley genocida hará que suba su popularidad, que es la más baja de la historia”, puntualizó Landaluce.