El fenómeno de la desertificación afecta a 21,7% del territorio chileno, mientras que la sequía al 72% de las tierras del país en algunos de sus grados, de acuerdo a un reporte oficial publicado este jueves.

La desertificación de los suelos compromete hoy a unos 16,3 millones de hectáreas, afectando a unos 6,8 millones de personas, en 156 de las 346 comunas del país.

En tanto, el riesgo de degradación de la tierra a nivel nacional en términos de superficie alcanzaría al 79,1%, según el "Programa de acción nacional de lucha contra la desertificación, de la degradación de tierras y sequía", elaborado por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Ese total corresponde a 59,8 millones de hectáreas, con más de 12 millones de personas afectadas.

"Estamos hoy en el centro del proceso de desertificación, que está impactando mucho en términos de superficie", dijo Aaron Caviedes, director de Conaf.

La sequía, en tanto, afecta ya a nivel nacional al 72% de las tierras del país en alguno de sus grados, lo que corresponde aproximadamente a 55 millones de hectáreas en proceso de degradación, afectando ya al 90% de los habitantes del país.

"La situación de la sequía es seria y preocupante", agregó Caviedes.

La región de Coquimbo, a unos 400 kilómetros al norte de Santiago, es la más afectada, de acuerdo a las autoridades, que no consideran en esta medición la amplia superficie que abarca el desierto de Atacama, el más árido del mundo, que se extiende por más de 1.000 km en el norte del país.

En el reporte no se cuantificaron los costos totales del deterioro de los suelos.

PUB/CM