Durante el año pasado las denuncias por homofobia y transfobia aumentaron en un 8.8% con respecto al año 2014, cifra que logró reflejar un total de 258 abusos de acuerdo a lo que señala el XIV Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual que fue elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

En el informe de la organización que aboga por los derechos de la diversidad sexual, señalan que el aumento de las denuncias de homofobia se debe a que en el 2015 hubo “el mejor desempeño que el Poder Judicial ha tenido en su historia, calificando el año como “Año de la justicia para la diversidad sexual” con ocho fallos a favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (Lgbti)”

Argumento similar fue el comentado a Publimetro por el vocero del Movilh, Oscar Rementería, quien señaló que las personas de la diversidad sexual se atreven más a denunciar.

“A medida que la igualdad de derechos avanzan, los sectores más homofóbicos reaccionan de manera mucho más violenta ante la población perteneciente de la diversidad sexual, pero esto no significa que haya un aumento de los casos, pero si de las denuncias porque las personas ya no tienen el miedo que había anteriormente”, comentó Oscar Remetería.

El denominado “Año de la justicia” se debe a que los fallos de la Corte Suprema y los Tribunales de Justicia fueron favorables para la comunidad Lgbti, como uno de los casos más renombrados dictados por la Corte Suprema, de la distribución para estudiantes del libro “Nicolás tiene dos papás”, texto que reconocía los derechos de las familias homoparentales.

El alza de las denuncias (8.8%) no fue tan significativa en comparación con la explosión que se presentó en 2014 donde hubo un incremento del 65%, esto se debe, de acuerdo al informe presentado, porque después de la aprobación del Acuerdo Unión Civil (AUC) algunos grupos opositores no dejaron avanzar en la aprobación de leyes como matrimonio igualitario y de la identidad de género, ambos temas mencionados como deudas históricas con la diversidad sexual.

Del total de las 258 denuncias, tres de ellas corresponden a asesinatos ocurridos en nuestro país, los que a pesar de disminuir en dos casos con respecto a 2014, el número sigue siendo preocupante por la violencia efectuada a los casos de dos mujeres transexuales que ejercían el comercio sexual y un hombre homosexual.

Estos altos niveles de violencia también se vieron reflejados en los números más abultados de discriminación provenientes de amigos, familiares o vecinos con una porcentaje de aumento de 244%, seguido por los obstáculos o sanciones contra la libertad de expresión (72,2%) y agresiones físicas y verbales perpretradas por civiles (55%).

Al dividir los abusos sufridos por la comunidad Lgbti, los hombres homosexuales concentraron el 20%, mientras que las mujeres lesbianas o bisexuales generaron un 17% y la población transexual un 15%.

Frente a todas estas cifras, el informe señala que el Estado logró reaccionar de forma positiva con políticas públicas como la incorporación de la población Lgbti a la encuesta Casen, lo que “ayudará a mejorar las políticas públicas a favor de la diversidad sexual, en especial de aquellas personas de escasos recursos económicos que padecen doble discriminación”, señala el informe.

Además destaca positivamente que por primera vez en siete años no se registraron abusos policiales y las declaraciones homofóbicas o transfóbicas bajaron a un 46,2%.

Además en el XIV Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual añadieron un Ranking de la homofobia y la transfobia, en el que incorporaron a las instituciones y personas que encabezaron la discriminación.