El cambio climático aumentó la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos -en particular sequías y olas de calor- entre 2011 y 2015, de acuerdo al informe publicado el martes por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

“El cambio climático provocado por las actividades humanas favoreció numerosos eventos meteorológicos extremos registrados entre 2011 y 2015", afirma la entidad en una síntesis publicada durante la conferencia del clima COP22 en la ciudad marroquí.

"La probabilidad de que haya temperaturas extremas se multiplicó por diez o incluso más", advierte la organización en un comunicado.

El documento destaca entre otras cosas las temperaturas récord en Estados Unidos en 2012 y en Australia en 2013, los veranos calientes en Asia del Este y en el Oeste de Europa en 2013, las olas de calor en la primavera y en otoño de 2014 en Australia, y el récord anual de calor en Argentina en diciembre de 2013 como los fenómenos cuya probabilidad aumentó fuertemente con el cambio climático.

En esta misma línea, el informe de la ONG Germanwatch, reveló los países que se vieron afectados por fenómenos climáticos extremos durante el año recién pasado.

El documento detalla que cerca de la mitad de los países más afectados son africanos, y aclara que las distribución de estos fenómenos no es equitativa.

Lo anterior queda demostrado que entre los 180 países medidos, Chile entra a la lista de los 10 países más afectados el 2015.

Según el análisis de la ONG Germanwatch nuestro país ocupa el décimo lugar en la lista, saltando desde el lugar 62 que ocupó en el 2014. Entre los aspectos que pusieron a Chile entre los top ten destaca que 39 personas fallecieron producto de los efectos de los fenómenos climáticos extremos, y que los problemas asociados tuvieron un costo superior a los 2.600 millones de dólares.

La entidad detalla que lo que llevó a Chile a subir en el ranking fueron las excepcionales precipitaciones que afectaron a la región de Atacama a fines de marzo del 2015, donde 600 milimetros de agua caída sobre el desértico territorio, provocaron una serie de deslizamientos en varias ciudades de la zona.

PUB/NL