Un equipo interdisciplinario de la Universidad Católica (UC), integrado por ingenieros, médicos y kinesiólogos, desarrolló un dispositivo que monitorea el flujo de las vías aéreas artificiales de los pacientes con traqueostomía y emite una alerta inalámbrica y sonora en presencia de riesgos respiratorios.

La innovación científica y tecnológica fue destacada en Silicon Valley por su innovador aporte a la salud, especialmente en su diseño para niños con traqueostomía que están en hospitales o en sus hogares. Además porque ésta reduce los riesgos de accidentes en este tipo de intervenciones y los costos asociados de atención.

“Hay dos eventos de riesgo mortal que son frecuentes en pacientes traqueostomizados, principalmente en la población pediátrica. Estas son la decanulación accidental y la obstrucción parcial o total de la cánula debido a un alto nivel de secreciones”, explicó Daniel Hurtado, académico de Ingeniería UC que lidera el proyecto.

En dichos casos, precisó el ingeniero, el flujo respiratorio es severamente reducido, lo cual bajo exposiciones prolongadas puede resultar en asfixia y, eventualmente, en daño severo e incluso la muerte.

“Para alertar los eventos de decanulación accidental o de obstrucción de la cánula, las soluciones actuales consisten en el uso de oxímetros y monitores cardiorespiratorios. Sin embargo, ambas tecnologías inmovilizan al paciente y detectan en forma tardía los accidentes de vía aérea artificial, porque miden síntomas tardíos de una asfixia que pueden tomar varios minutos en aparecer”, señaló Hurtado.

En vista del problema, agregó el experto, un grupo interdisciplinario de ingenieros, médicos y kinesiólogos comenzó a  desarrollar hace dos años un sistema de monitoreo de flujo aéreo y de alerta temprana de accidentes para pacientes con traqueostomía.

“Esta tecnología consiste en un dispositivo que se conecta directamente a la cánula en su extremo exterior, el cual monitorea constantemente el flujo respiratorio que pasa a través de la cánula, detectando y alertando en forma instantánea cualquier anormalidad en el flujo que pueda representar un riesgo para el paciente”, destacó el profesor UC.

El dispositivo, dijo Hurtado, es autónomo, cuenta con batería propia y no necesita conectarse a aparatos externos, otorgándole completa movilidad al usuario. Asimismo éste es universal y funciona con cualquier cánula de traqueostomía comercial.

La propuesta tecnológica es apoyada por la Dirección de Transferencia y Desarrollo de la UC, la Fundación Copec-UC y se enmarca en los objetivos que promueve el programa de Ingeniería 2030 de Corfo. En su desarrollo también participó el académico de Ingeniería Eléctrica UC, Ángel Abusleme, y estudiantes de la universidad.

En Chile no existen cifras oficiales de personas que viven con una traqueostomía, pero en Estados Unidos se estima que existen unos 6 millones de pacientes que han tenido este procedimiento quirúrgico, mediante el cual se inserta una cánula en la tráquea para crear un bypass a las vías aéreas respiratorias superiores.

PUB/CM