Un equipo de investigadores de Ingeniería de la Universidad Católica (UC) y de la Universidad de Concepción (UdeC), en su mayoría asociados al Centro de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (Cigiden), entregará en abril de 2017 la primera etapa de un estudio vial que permitirá cuantificar el riesgo en que se encuentra la conectividad del país, ante las principales amenazas naturales. 

La iniciativa apoyada por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), a través del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef), busca evitar que los usuarios y el Estado asuman los sobrecostos que involucra la reposición de la infraestructura dañada por sismos, volcanes y fenómenos hidrometeorológicos, a través de modelos de mitigación previos a la ocurrencia de un evento. 

“En Chile no existen modelos objetivos para evaluar el nivel de riesgo en que se encuentra la red vial nacional, considerando las principales amenazas naturales que la afectan”, señaló Alondra Chamorro, académica de Ingeniería UC y directora del proyecto de investigación. 

Agregó que la idea del estudio es desarrollar y validar una propuesta que permita cuantificar dicho escenario, para luego asignar estrategias de mitigación en infraestructura que ayuden a disminuir el impacto socio-económico de las catástrofes.

Para el director alterno del proyecto, el ex ministro de Obras Públicas, Hernán de Solminihac, el estudio permitirá a las autoridades y los expertos en infraestructura disponer de una herramienta para mitigar obras con anterioridad a un evento o proponer diseños más resilientes. 

“Entre los años 1990 y 2009, más de 30 mil kilómetros de caminos presentaron al menos una interrupción total o parcial por amenazas naturales. La inversión y sobrecostos asociados en recuperar la conectividad de estas vías, fue asumida por todos los chilenos”, precisó el académico de Ingeniería UC. 

Una vez concluida la primera parte del estudio, los investigadores consideran para una segunda etapa el desarrollo de un programa computacional, que ayude a realizar análisis en línea sobre riesgo y mitigación vial, entre otros aspectos. 

Los alcances del proyecto fueron presentados a las entidades interesadas durante un seminario del Fondef llamado “Desafíos para una red vial resiliente”, que reunió al secretario ejecutivo del CPI, Carlos Cruz, al presidente de Copsa, Juan Eduardo Saldivia, y a los directores de Onemi y Vialidad del MOP, Ricardo Toro y Walter Brüning, respectivamente. También al jefe de Geología Aplicada de Sernageomin, Manuel Arenas. 

El proyecto iniciado en abril de 2015, es liderado además por Tomás Echaveguren, investigador principal del estudio y profesor de Ingeniería de la UdeC, y Susan Tighe, asesora internacional de la University of Waterloo, Canadá. 

PUB/SVM