Una inusual situación es la que está viviendo el director del Instituto Nido de Cóndores Oriente de Renca José Miguel Guerrero, a quién el Centro de Apoderados le impide el ingreso al establecimiento, por medio de cadenas y candados puestos en el portón principal.

Todo comenzó hace un año, según consignó Chilevisión, cuando al director se le acusó de escasa asistencia a una ceremonia de distinción por los puntajes SIMCE, momento desde el cual se le apartó del cargo para iniciar una investigación, siendo derivado a otro establecimiento en funciones de profesor.

Según el afectado, los apoderados aducen que él tiene malas relaciones interpersonales con los distintos estamentos de la comunidad educativa.

“Me dicen que no me quieren porque tengo malas relaciones con los profesores, con los apoderados, con los alumnos. con los asistentes de la educación, etcétera”, señaló Guerrero.

Tras ser apartado de sus funciones como director, José Miguel Guerrero demandó a la Corporación Municipal de Educación de Renca, acción judicial que falló a favor del afectado, ordenando que volviese a ejercer su cargo y se le indemnizara por daños morales.

Hasta ahora, el afectado no ha podido ingresar a las dependencias del establecimiento municipal, en lo que él considera una vulneración grave de sus derechos.

"Aquí se ha vulnerado la ley de la Constitución de Chile. Es grave lo que ha pasado. Yo creo que es bueno que esto se sepa, esto no puede seguir sucediendo”, sentenció Guerrero.

PUB/NR