Los agentes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de Chile, José Miguel Insulza, y de Bolivia, Eduardo Rodríguez Veltzé, y el presidente del tribunal, Ronny Abraham, tratan hoy la posibilidad de abrir una nueva fase en el procedimiento escrito del litigio marítimo entre ambos países.

"Bolivia debe pronunciarse sobre si decide o no la posibilidad de una réplica (...). Si la solicita, nosotros no seremos obstáculo", indicó a Efe Insulza en una llamada telefónica desde La Haya, sede de ese tribunal internacional, antes de participar en esa reunión, de carácter privado.

El agente chileno recordó que La Paz ya había apuntado a la posibilidad de solicitar la réplica, en respuesta a la contramemoria con la que Santiago respondió en julio pasado a la demanda presentada por Bolivia.

"La Corte debe decidir si la acepta", añadió Insulza.

Fuentes de la CIJ consultadas por Efe no ofrecieron detalles sobre el asunto, ya que el proceso es confidencial.

A continuación, la Corte debe definir los próximos pasos en el proceso de demanda marítima de Bolivia.

Si acepta una solicitud de réplica por parte boliviana, la parte chilena deberá contar con el mismo tiempo que se conceda a La Paz para preparar su respuesta a través de una dúplica, explicaron a Efe fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

Los Estados implicados pueden pedir la posibilidad de réplica, según los estatutos de la corte.

Preguntado por el tiempo que la CIJ puede tomar para pronunciarse sobre el caso, Insulza indicó a Efe que "dependerá del plazo" que el tribunal otorgue si hay réplica y dúplica, en cuyo caso el proceso aún podría durar otro año y medio, dijo.

"El ánimo está muy tranquilo", comentó Insulza, quien consideró que "uno siempre tiene confianza en sus argumentos".

"Nosotros presentamos una buena contramemoria", señaló, y agregó que quizás Bolivia presente ahora argumentos con más antecedentes o elementos nuevos.

Preguntado por si en esta visita a la corte abordará la disputa sobre el río Silala, Insulza dejó claro que "no es un tema vinculado" con el conflicto marítimo, y que de hecho es un equipo diferente de expertos chilenos el que se encarga de ello.

Desde junio pasado, la CIJ tramita también una demanda presentada por Chile contra Bolivia para defender su teoría de que el Silala es un curso internacional de aguas que deben ser compartidas.

La Cancillería chilena, que había informado del viaje de Insulza a La Haya, había asegurado que el agente aprovecharía su estancia en la ciudad holandesa para encontrarse con expertos en derecho internacional y a una parte del equipo de juristas que defiende los intereses de Chile en el proceso del litigio marítimo.

Bolivia demandó a Chile en 2013 para que la CIJ lo obligue a negociar en firme la pretensión boliviana de recuperar la salida al océano Pacífico que el país altiplánico perdió en una guerra a fines del siglo XIX. 

PUB/CM