“Bolivia no hace nada con ese río y sin embargo se queja que nosotros, (que) de nuestro río, saquemos 600 litros por segundo. Esa es la situación real del Lauca. Por eso el tema nunca ha sido llevado ni a la Corte ni a ninguna parte, porque saben que sería completamente absurdo. También tenemos derechos y los estamos usando de una manera muy limitada. Podríamos usar más, sin que al canciller Choquehuanca le tenga que hervir la sangre”.

Con estas palabras se refirió el agente chileno ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), José Miguel Insulza, a la situación del río Lauca, lugar que visitó durante esta jornada de manera casi coincidente en el tiempo con las polémicas declaraciones que hizo el canciller boliviano, David Choquehuanca, respecto de ese afluente.

El canciller altiplánico manifestó hace unos días que "cuando uno ve el Lauca le hierve la sangre. Tienen que ir al Lauca. Entonces, cuando estén ahí parados, van a decir: Estoy dispuesto a derramar sangre, a pelear para recuperar lo que es nuestro, para reclamar nuestro derecho".

Insulza precisó que Bolivia podría usar 2.500 litros por segundo de esas aguas, pero que no lo hace. La declaración la hizo desde el mismo lugar donde hace unos días estuvo el ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de Evo Morales.

El agente chileno estará, por la menos, hasta mañana miércoles en la región de Arica y Parinacota. Para esta jornada tiene agendadas diversas reuniones con autoridades regionales y para mañana miércoles le espera una visita al puerto local.

PUB/CF