El Intendente Metropolitano (S), David Morales, acompañado del Seremi de Medio Ambiente, Jorge Canals, se refirió al dictamen de la Tercera Sala del Tribunal de Verano de la Corte de Apelaciones de San Miguel, organismo judicial que autorizó la reapertura parcial del relleno sanitario Santa Marta estableciendo que se podrá operar en el área del vertedero identificada como Zona de Seguridad Celda 1, una zona que equivale aproximadamente a un 10% de la superficie de las instalaciones. 

En relación al veredicto de la justicia, Morales manifestó que “lo que resolvió la Corte es ratificar el criterio que los tribunales de carácter técnico manifestaron en los últimos días”. Declaración que hizo referencia al Tribunal Ambiental de Santiago, organismo que autorizó a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), para decretar la clausura temporal parcial del relleno sanitario. 

Respecto de las emergencias ambientales declaradas por el deslizamiento de cerca de 200 mil toneladas de residuos el 15 de enero, y el posterior incendio de la masa de desechos expuesta por esta situación, el 18 de enero, la autoridad sostuvo que “el Gobierno va a seguir persiguiendo por las vías que correspondan - tanto administrativas como judiciales- la responsabilidad del consorcio Santa Marta respecto al deslizamiento y posterior incendio del relleno, pero la responsabilidad nos lleva a también determinar que si hay zonas de este relleno que cumplan con los requisitos técnicos y ambientales de seguridad, este tenía que reabrirse” 

El intendente (s) anunció además la creación de un grupo estable de trabajo que se hará cargo del tema de los desechos. En este sentido afirmó que “hay un antes y un después del incidente del relleno sanitario Santa Marta. Nosotros hemos anunciado que va a haber una mesa de trabajo permanente en la Intendencia, que va a presidir el intendente Orrego y que va a coordinar el Seremi de Medio Ambiente, Jorge Canals. Es una mesa para trabajar en el monitoreo del comportamiento de los rellenos sanitarios de toda la Región Metropolitana, cómo operan las empresas recolectoras, en qué condiciones están los trabajadores, y cómo se cumple la normativa respecto de ellos”. 

Finalmente, en la misma línea agregó que “vamos a iniciar, sin lugar a dudas, a partir de marzo, el debate de dónde, en una ciudad como Santiago, que tiene más de siete millones de habitantes, van a ir a parar los residuos domiciliarios. Qué pasa con los planes de reciclaje, cómo vamos a construir este escenario. Y en ese sentido este debate comienza hoy por una razón muy clara, el relleno sanitario Santa Marta representaba, al menos, una vida útil hasta el 2022 y una RCA (Resolución de Calificación Ambiental) que lo autorizaba hasta el 2032”.

PUB/VJ