Bajo investigación se encuentra una mujer de 40 años, quien llegó hasta un centro asistencial de la ciudad evidenciando síntomas vinculados con un aborto.

Según lo consignado por Soy Chile, se trataría de una profesora que en primera instancia llegó a una clínica privada y posteriormente al Hospital Regional de Arica, lugar donde se constataron fuertes dolores.

Ante las consultas, la mujer habría confesado a facultativos y efectivos de la PDI que consumió un medicamento llamado Misoprostol para interrumpir un embarazo de aproximadamente cuatro semanas.

Si bien en primera instancia quedó detenida, la fiscalía local de Arica determinó su liberación aunque con una posterior citación a declarar.

Uno de los puntos que deberá determinar la investigación es dónde se obtuvo la sustancia utilizada en el ilícito, el que preliminarmente habría sido conseguido en Tacna gracias a la intervención de un tercero.

PUB/VJ