La Corte de Apelaciones de Chillán, tras ratificar un fallo del Primer Juzgado Civil de esta ciudad, condenó al Instituto Profesional Valle Central al pago de indemnizaciones a ex estudiantes de la carrera de Perito Criminalístico. 

La justicia estableció que el Instituto Valle Central incurrió en publicidad engañosa al indicar en sus anuncios que los estudiantes que egresaran de la carrera de Perito Criminalístico podrían desempeñarse en diversas instituciones públicas relacionadas con la nueva justicia penal, como la Fiscalía, Defensoría, Servicio Médico Legal, Policía de Investigaciones y Carabineros de Chile. 

Esta sentencia se produce tras una demanda colectiva presentada por el Sernac durante el año 2009, tras recibir múltiples reclamos de estudiantes que se sintieron engañados por el Instituto Valle Central de Chillán. 

Este fallo, puede beneficiar a todos los estudiantes que se hayan visto afectados por dicha casa estudiantil, para lo cual, tienen un plazo de 90 días contado desde la publicación de la sentencia en el diario el Mercurio de Santiago, para hacer efectivos los derechos ante el mismo Tribunal que dictó el fallo, en decir, ante Primer Juzgado Civil de Chillán. 

Los ex alumnos de la carrera de Perito Criminalístico recibirán compensaciones económicas que comprenden los montos de las matrículas y las mensualidades pagadas. 

Además, la justicia aplicó una multa de 300 unidades tributarias mensuales (cerca de $13 millones 772 mil pesos) a la casa de estudios por haber infringido la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (LPC). 

El director nacional del Sernac, Ernesto Muñoz, señaló que esta sentencia es un triunfo para los estudiantes, pues reafirma que tienen el derecho a que las instituciones educacionales cumplan lo que prometen. 

La autoridad explicó que los alumnos y sus apoderados tienen derecho a contar con información veraz y oportuna de las condiciones relevantes del servicio, como su precio, formas de pago, y a recibir el servicio prometido, esto es, mallas académicas, títulos y mercado laboral. 

“Los mensajes publicitarios deben ser comprobables y no inducir a engaño sobre las características relevantes del servicio o su idoneidad. La Ley establece que lo que se anuncia en la publicidad pasa a formar parte del contrato y, por lo tanto, se debe cumplir tal como si estuviera escrito”, señaló Muñoz. 

Finalmente, la autoridad indicó que prontamente sea aprobado en el Congreso el proyecto de ley que fortalece la protección de los derechos de los consumidores y que le entregará al Sernac facultades fiscalizadoras y sancionatorias, que le permitirán al Servicio prevenir y desincentivar los abusos hacia los consumidores. 

PUB/AOS