Isabel  y Mariana Aylwin, hijas del fallecido mandatario, estaban agradecidas. Durante el cortejo fúnebre recibieron grandes muestras de condolencias de cientos de persona que, durante la mañana, se apostaron en la Alameda para homenajear a su padre.

“Fue impactante ver tanto cariño de la gente, impactante”, repetía una y otra vez una emocionada Isabel Aylwin a sus más cercanos.

“Fue muy lindo ver a tanta gente, muy especial para nosotros”, complementaba su hermana Mariana, mientras recibía las condolencias de las autoridades de Gobierno y camaradas que, a eso de la una de la tarde se acercaron hasta el ex Congreso Nacional para entregar el pésame a la familia.

Isabel Aylwin, durante un momento íntimo con sus amigos y colegas más cercanos, recordó los últimos momentos de mi padre.

"Estaba muy débil y lo tenía de la mano", les contó a los asistentes, quienes reaccionaron con un abrazo y una palabra de consuelo.