El Instituto de Salud Pública (ISP) realizó un llamado de alerta acerca de un nuevo formato de metanfetamina descubierto en nuestro país. El hecho, corroborado por profesionales de la Sección Análisis de Drogas del Instituto, dio cuenta de la existencia de estas tabletas, conocidas como “Ya-Ba”, que son una combinación de dos compuestos: metanfetamina y cafeína. Según diversos estudios esta mezcla resulta aún más tóxica y adictiva que la metanfetamina sin mezclar.

Según datos del ISP, antes del año 2015 no se registraban incautaciones que correspondieran a metanfetamina. Desde ese año, y hasta lo que va del 2016, se han recibido 10 incautaciones que han sido identificadas como esta peligrosa droga.

Katherinne Alcamán, Perito Químico de la Sección Análisis de Drogas del ISP destacó que “este es  un poderoso estimulante, altamente adictivo y que afecta el sistema nervioso central. Según datos del informe mundial de drogas de Naciones Unidas del 2015, la metanfetamina es la droga sintética de mayor consumo en el mundo. Si bien es cercana químicamente con la anfetamina, sus efectos sobre el sistema nervioso central son mayores, ya que tiene la habilidad de cruzar muy fácilmente la barrera hemato-encefálica, por lo que los niveles de esta sustancia en el cerebro pueden alcanzar 10 veces los niveles en la sangre”.

Debido al alto potencial que tiene para el abuso, la metanfetamina está clasificada en la Lista I de acuerdo a la Ley 20.000.  Los efectos tras el consumo de “Ya-Ba” se encuentran mareos que pueden ser seguidos por estados de euforia, aumento de energía, estado de alerta y la capacidad de permanecer despierto durante horas. Como los efectos no son duraderos, un consumidor de Ya-Ba puede tomar entre 5 y 30 tabletas en un solo día.

En relación al descubrimiento de este nuevo formato, Alcamán agregó que “no existe de información sobre el uso y el perfil químico de las píldoras Ya-Ba en América del Sur. De hecho, esta es la primera vez que estas tabletas se encuentran en el mercado de drogas ilícitas en Chile. La incautación fue ingresada como presunto Éxtasis, pero tras los análisis se estableció que corresponde a una mezcla de metanfetamina y cafeína, mezcla con mayor toxicidad y capacidad de causar adicción en comparación al éxtasis”.

Los estudios no invasivos, a través de neuro-imágenes del cerebro humano, han mostrado alteraciones que están asociadas con una disminución en el rendimiento motor y un deterioro en el aprendizaje verbal. Asimismo, estudios recientes en personas que han abusado de metanfetamina por periodos prolongados también revelan alteraciones graves en las áreas del cerebro asociadas con las emociones y con la memoria. Esto podría explicar muchos de los problemas emocionales y cognitivos que se observan en los usuarios crónicos de metanfetamina.

En relación a la cafeína, existen evidencias científicas recientes de que potencia los efectos estimulantes de las drogas derivadas de anfetamina y de la cocaína por lo que además aumenta los riesgos asociados al consumo de drogas.

PUB/NL