Funcionarios del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP), suspendieron a la droguería Sicmafarma, por faltas graves en el cumplimiento de las buenas prácticas de almacenamiento y distribución de medicamentos.

La droguería está ubicada en San Bernardo y su representante legal es la empresa Biosano, que era su único proveedor y que está involucrada en el caso de la colusión de licitaciones con la Central de Abastecimientos (Cenabast), denuncia por la Fiscalía Nacional Económica.

De acuerdo a lo constatado por el ISP en esta oportunidad, existía un deficiente manejo en el almacenamiento de productos farmacéuticos lo que implica un riesgo sanitario a la población.

Por lo mismo, se instruyó la medida sanitaria de suspensión de las actividades de recepción y distribución de productos farmacéuticos hasta que la empresa haya subsanado las fallas encontradas con evidencia.

Entre algunas faltas, informó el ISP, se constató que algunos productos farmacéuticos no contaban con documentación identificación de ingreso correspondiente.

Además en el mismo lugar, existían cuatro pallets del producto Vitamina B1-B6-B12 fabricado por el Laboratorio Biosano, el cual además estaba etiquetado en cuarentena, y que había sido liberado por parte del fabricante sin cumplir el proceso correspondiente.

Además, según el ISP, el sistema informático que tenía la droguería no reflejaba la ubicación real de los productos rechazados, por lo cual no es confiable para el manejo de stock.

Igualmente, agregó el instituto, no pudieron demostrar que los clientes a los cuales se distribuyen los productos farmacéuticos estén autorizados sanitariamente, ya que no hay documentación que respalde que éstos posean dicha autorización.

En resumen, agregó el ISP, se constataron problemas en la utilización de las instalaciones no conforme a lo autorizado, productos sin trazabilidad (origen, etiquetado, fecha de vencimiento, distribución autorizados, clientes), sin garantía en la distribución de estos productos y con grave riesgo a la población al haber productos controlados y deteriorados sin control o resguardo.

La fiscalización se realizó debido a hallazgos detectados en otra droguería relacionados con productos procedentes de Sicmafarma.

La droguería había sido autorizada para funcionar en junio del año 2015.

PUB/CM