El director del Instituto de Salud Pública (ISP) Alex Figueroa se refirió esta jornada a las fallas en algunos lotes de preservativos marca Kaiju, hecho que derivó en una alerta sanitaria debido a que dicho producto fue utilizado en los programas de la mujer y promoción de la salud sexual y en la educación de la prevención de VIH del Ministerio de Salud.

Al respecto, indicó que “se trata de un producto chino que fue autorizado para ingresar el año pasado, no había presentado fallas, todas las pruebas las había pasado. En ese sentido, el sistema regulador del país funcionó bien, no hubo notificación de fallas o reacción adversa por parte de este producto, por lo cual descartamos alguna situación de falla anterior o de falla del producto en partidas anteriores”.

En ese sentido, el problema existiría en los lotes 150301, 150305 y 150307, el cual figura en el borde derecho del envase del preservativo.

Figueroa precisó que en el marco de la investigación, los resultados apuntan a "quien hizo la prueba de suficiencia técnica, no verificó las condiciones de almacenamiento".

“Llegamos a la conclusión y a la certeza que nunca ha recibido los preservativos. El que importó no dijo la verdad, quien hizo la pruebas tampoco verificó las condiciones de almacenamiento, ya que la bodega declara no tener contrato vigente. Nosotros hemos hecho saber esto, para esos productos no hay suficiencia técnica para decir que fueron almacenados de forma correcta”, detalló.

Por último, señaló que los responsables de lo acontecido son la empresa que importó el producto, quien le realizó las pruebas y las personas a cargo de las inspecciones.

PUB/CM