El movimiento político Izquierda Autónoma (IA) anunció este domingo oficialmente el quiebre con el diputado Gabriel Boric.

La crisis entre la IA y el parlamentario se acentuó por la fuerte crítica que realizó Boric luego de una reunión entre los dirigentes del colectivo político universitario con el Ministerio de Educación (Mineduc).

“Se empezó a hacer nítido que había al menos dos maneras distintas de comprender el proceso de construcción de un movimiento político. Diferencias que eran abstractas, pero que luego se tradujeron en decisiones concretas”, explicó el vocero y dirigente de la IA, Andrés Fielbaum, en entrevista al diario El Mercurio.

“Tienen que ver con lo que ha sido la forma histórica de construcción del autonomismo como un proyecto a largo plazo que tiene que situarse en las fuerzas sociales que protagonizan los movimientos que hay en la sociedad, (...) versus una idea que puede parecer más intuitiva, pero que se queda en el corto plazo”, agregó.

De acuerdo a Fielbaum, el diputado estaba bajo “una idea populista, pero no en el sentido tradicional, sino que en el sentido de intentar aglomerar diversos malestares -más allá de que no tengan organización detrás, que sean poco coherentes entre sí- para luego intentar luego trasvasijar ese malestar en un supuesto mejor desempeño electoral”.

“Tiene mucho de una prioridad para poder construir de la forma más rápida posible un movimiento con muchos militantes, en muchos lugares, con mucha capacidad electoral, pero con menor nivel de densidad y por lo tanto con mucha mayor fragilidad”, señaló el dirigente de la IA.

 

Autocrítica

El vocero de la Izquierda Autónoma y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) en 2013, también aseguró que con Boric había un "riesgo muy grande" de caer en el caudillismo.

A su juicio, “hay varios episodios que ratifican esa idea de que se estaba instalando una forma de ejecutar la política sin pasar por los órganos nacionales, sin pasar por los órganos colectivos, y por lo tanto, poco democrática y caudillista, y frente a eso es que nos revelamos”.

Por otro lado, durante esta mañana la Izquierda Autónoma publicó una declaración pública en la que admiten que el proceso de convergencia de construir un movimiento político “fracasó”.

“En este momento sólo cabe reconocer públicamente que el proceso de convergencia iniciado hace más de un año fracasó y que como Izquierda Autónoma decidimos dar un paso al costado de la Convergencia”, señaló la IA.

“Haciendo una autocrítica de los últimos pasos, los convocamos a seguir construyendo una Izquierda Autónoma que se erija como un proyecto histórico alternativo al duopolio y que ayude a cerrar esta eterna transición a la democracia, pues aquí cada día es continuar”, puntualizó el movimiento político.

ATON/MM