En los cuarteles de la Brigada de Homicidios de la PDI de Osorno, declaró esta mañana por más de seis horas Jaime Anguita, viudo e imputado a la vez por el crimen de Viviana Haeger. Cabe recordar, que el caso se remonta al pasado 29 de junio del 2010 cuando la contadora desapareció en la comuna de Puerto Varas. De hecho, 42 días después, los restos de la mujer fueron hallados en el entretecho de su casa.

Según el fiscal del caso Naín Lamas, las declaraciones de Anguita estuvieron marcadas por fuertes contradicciones. "Hay situaciones que se corroboran y se constatan, pero también hay otras situaciones que dejan en evidencia contradicciones e incongruencias por parte del imputado. Básicamente él mantiene sus dichos, no reconoce mayor participación en los hechos y estima que efectivamente no habría participación de terceros, y reclama una inocencia total", dijo el fiscal.

Anguita, además, mantendría la tesis del suicidio. Sin embargo, durante sus declaraciones, reconoció que conoce desde 1993 al carpintero José Pérez Mancilla, quien habría confesado durante el juicio realizado el año pasado que habría sido contratado por el imputado por un monto de $5 millones por parte del ingeniero para que asesinara a su esposa.

"La defensa pidió que se realizaran algunas diligencias y nosotros veremos la pertinencia de las mismas. en la medida que el tiempo lo requiera se pedirá una ampliación en el plazo de investigación", aseguró el fiscal Lamas.

Nuevas diligencias

Carlos Albornoz, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, manifestó su satisfacción por el interrogatorio. "Quedamos conforme con la declaración. Lógicamente será analizada, porque podrían producirse nuevas diligencias del caso", explicó.

"Entre las contradicciones, principalmente está cuando él menciona que en la muerte de su esposa no habría participación de terceros. Su hipótesis de la muerte sería suicidio, que va en la línea contraria a la de la tesis de la fiscalía", detalló.