Llegó el tiempo del Wüñol Tripantü a la Junta Nacional de Jardines Infantiles, JUNJI, rito de nuestros pueblos originarios con el cual conmemoran el Solsticio de Invierno, conocido como el Año Nuevo Indígena. Con el objetivo de renovar el compromiso con la naturaleza múltiples jardines infantiles de la capital han organizado ceremonias mapuche y aymara, con las cuales se simbolizan la revitalización de la tierra y de las personas, así como la renovación del espíritu y de la naturaleza.

Sobre las actividades, la Directora Metropolitana de JUNJI, María Teresa Vio Grossi, señaló que “se enmarcan desde la mirada del Gobierno, especialmente del requerimiento que nos hace la Presidenta Michelle Bachelet, entorno a aumentar el ingreso de los niños y niñas a la educación inicial y que sea Inclusiva”. Asimismo, la autoridad agregó que “el trabajo sobre interculturalidad en nuestros establecimientos, además, de considerar a descendientes de pueblos originarios, también se realiza con hijas e hijos de los migrantes”.

En la Región Metropolitana hay jardines infantiles interculturales con educadoras que orientan las actividades pedagógicas para valorar, preservar y reconocer la cultura de los pueblos originarios. A nivel país son más de 9 mil las niñas y niños descendientes de pueblos originarios que asisten a uno de los jardines infantiles y programas educativos de la JUNJI. 

Al respecto, la asesora intercultural de JUNJI Metropolitana, Verónica Maliqueo, enfatizó que la promoción de los pueblos originarios “es importante trabajarlo con los niños y sus familias para que aprendan desde pequeños sobre las culturas y lenguas originarias. En las ceremonias del solsticio de invierno en los jardines infantiles se involucra toda la comunidad educativa”.

En los jardines infantiles de JUNJI se lleva a efecto el Programa Intercultural que está diseñado para niños y niñas pertenecientes a los pueblos originarios Aymara, Atacameño, Colla, Rapanuí, Mapuche, Pehuenche, Huilliche, Kawashkar y Yámana, donde se llevan a cabo estrategias y acciones encaminadas a desarrollar prácticas pedagógicas pertinentes e inclusivas, poniendo especial énfasis educativo en la preservación y respeto por las diversas culturas originarias.

PUB/VJ