El hijo del matrimonio asesinado en Vilcún en 2013 habla, en entrevista con Publimetro, de sus perspectivas sobre el caso y de la relación de su familia con la machi Francisca Linconao.

¿Cómo evalúa el proceso judicial en contra de los imputados por el asesinato de sus padres?

Es relativamente normal para lo mal acostumbrados que estamos con este tipo de juicios. Es normal que la defensa use todos los argumentos para dilatar el juicio. Al día de hoy todavía no se cierra la investigación. Así que estamos haciendo todo lo posible porque esto avance y llegue a buen término.

¿Cómo evalúa lo hecho por la Fiscalía?

Al principio fui muy crítico. Pero he visto que las personas que forman parte de las instituciones hacen lo que se puede dentro de lo posible. Hay voluntad de hacer el trabajo pero dadas las posibilidades que les entrega la ley, es muy difícil investigar estos hechos, llevarlos a juicio y que sean condenados. Tenemos el caso del ataque a un Tur Bus, donde hay varios de los imputados actualmente que: desde el punto de vista de los imputados se demostró que eran inocentes, y para otro punto de vista no se logró determinar que fueran culpables.

¿Cree en las pruebas de la fiscalía en contra de estas once personas?

Hay muchas cosas que la defensa ha cuestionado. Creo que todo fue bien hecho y es razonable que con los antecedentes recopilados haya juicio. No puedo ir más allá de eso, porque no soy investigador, porque tampoco tengo acceso a toda la información. Lo que nos ha mostrado la fiscalía hace que creamos que esto llegará a buen término. Nos hemos formado la convicción de que si hay antecedentes suficientes para que se lleven a estas personas a juicio y se condene a los culpables.

Entonces ¿cree que se va a hacer Justicia?

Tenemos la convicción que se va a conseguir. Los autores materiales vamos a conseguir que se condenen, pero aquí no olvido que hay actores intelectuales, que han sido causantes de este conflicto, que creo van a quedar en la impunidad. Hay más personas involucradas aparte de los imputados.

¿Qué antecedentes tiene?

Hay algunas personas de quienes ya teníamos antecedentes por atentados previos, pero no son pruebas, aunque sí aportaron a la investigación y son parte de ella. Pero algunos no son nombres nuevos. Nuestra familia ha sido atacada muchas veces. Hay agricultores que han vendido rápidamente, no han querido enfrentarse y hacer valer el derecho a propiedad. Mis padres no transaron, ellos creyeron que no tenían porque salir, estamos en nuestro derecho. Lamentablemente esto se pagó con sus vidas.

El caso de la machi Linconao es particular, ya que su familia tuvo relación con ella durante muchos años ¿cree que ella forma parte?

Su hermana trabajó con nosotros. Conozco a Francisca desde chico. Entiendo que había una buena relación. Pero hay comunidades que producto de estos delincuentes se ven obligadas a participar o callar sobre lo que está pasando.

Más allá de lo que pasó con sus padres, hay investigaciones donde se atribuye a su familia racismo en contra del pueblo mapuche, ¿cómo responde a estas acusaciones?

Juana Linconao (hermana de la machi Francisca) trabajó con nosotros. Desde el ataque muchas personas armaron una historia, con mucho de mito, para desprestigiar a la familia. Y eso fue desacreditado en gran parte, y en particular en el caso de mis padres, por la propia Juana y Francisca Linconao. Las dos aclararon que no habían tenido problemas con mis padres.

¿Cómo se repone la familia tras más de tres años desde el atentado?

La familia no se repone, sobrevive. Tenemos la obligación de superar la tragedia día a día. A medida que pasa el tiempo se van sanando las heridas. Aunque afloran cada cierto tiempo. Hemos estado muy pendientes de los procesos judiciales, sin mucho tiempo para meditar el tema. Tampoco lo conversamos tanto, no sé que consecuencias tendrá para nuestros hijos. Uno está curtido, pero no es justo lo que les tocó a ellos. Siempre serán calificados como hijos de los que fueron asesinados.

¿Cuán importante va a ser la justicia para esta sanación?

El daño que hicieron la justicia no lo arregla. Este juicio no van a revivir a nuestros padres, no aminora el daño que nos hicieron. Pero el Estado tiene que demostrar que se hace justicia. Que los hechos se deben esclarecer y no pueden quedar en la impunidad. No sólo por nosotros, sino por la sociedad.