“Hoy renuncio al partido que me vio nacer a la vida política (…) Hoy día concreto un período de reflexión bastante largo”. Con estas palabras el diputado UDI José Antonio Kast informó que durante esta semana, y después de más de 20 años de militancia, irá al Servicio Electoral (Servel) a formalizar su renuncia a la Unión Democrática Independiente.

Y dijo que lo hace no porque esté molesto con el actual presidente del gremialismo, Hernán Larraín, o porque se sienta desagradado por las causas judiciales que puedan afectar a militantes del partido, sino que renuncia “por una convicción meditada, profunda, de que la política tiene que cambiar”.

“Tiene que iniciarse un nuevo ciclo un nuevo ciclo en la política, donde se deje de lado la cultura de la mentira por la cultura de la verdad. Donde se deje de lado lo políticamente correcto en todas las respuestas, donde se mire a la gente a la cara y se le diga las cosas que uno cree, no la que la podrían dejar contenta. Y esto es algo transversal, creo que toda la política tiene que dar un paso hacia adelante, mirando hacia el futuro, y enfrentar a la ciudadanía de una manera distinta”.

El diputado, en entrevista concedida a Radio Biobío, indicó que la decisión no le fue fácil, pero que después de mucho meditarla y conversarla con mucha gente, la adopta de manera tranquila y en paz, “pero creo que es lo que hay que hacer. Muchas veces en política hay que dar testimonio”.

Aclaró, eso si, que luego de mucho meditar desembocó en esta decisión después que no se celebró el último consejo general de la UDI y se prorrogó la actual directiva, que lidera Hernán Larraín. “Yo era de la idea que tenía que haber un cambio profundo en la manera de dirigir y de encauzar la UDI hacia las elecciones municipales que vienen, y hacia las elecciones nacionales”.

Justificó en parte lo anterior señalando que es preciso, cual ley natural, hacer recambio en las figuras del partido, darle tiraje a las nuevas generaciones, sin que eso signifique ir dejando de lado a quienes han sido exitosos en la evolución de la colectividad.

Otro tema que tocó fue el apoyo del partido a la eventual futura candidatura presidencial de Sebastián Piñera, señalando que la UDI debería proponer un candidato propio, ya que cree que es un error que el partido que abandona siga perdiendo identidad con el ex Presidente.

Por último, Kast aseguró que "mi aporte a la UDI ya no es valorado y tengo que dar un paso al costado. No me voy de la derecha, sigo manteniendo mis principios, mis ideales, creo en el mercado, en el mérito, en la propiedad privada, no me cambio de domicilio".

PUB/CM