Barbara Badilla, una joven censista acusó haber sido drogada y retenida durante más de siete horas por un encuestado, espacio de tiempo del que no recuerda nada.

La joven cumplía con el proceso de medición en San Bernardo cuando en una de las casas el hombre que la recibió le ofreció un café, luego de eso Bárbara no recuerda qué sucedió. Sólo sabe que el sujeto la dejó cerca de su casa, según informó Chilevisión Noticias.

La madre de Badilla explicó que su hija llegó ese día muy extraña y se fue a a costar inmediatamente, al otro día le contó lo sucedido, por lo que fueron a interponer una denuncia.

La Policía de Investigación le señaló a Bárbara que no podía interponer una denuncia por secuestro debido a la falta de antecedentes, como saber si había abuso o la habían drogado. Al percatarse que la policía no la envió a hacerce los estudios, ella misma se dirigió hasta un centro asistencial para realizarse el test de droga y los exámenes pertinentes para esclarecer el hecho.

El hombre identificado sólo como José, en tanto, negó lo sucedido y aseguró que sólo conversaron y que incluso habían almorzado juntos.

El INE como organismo empleador afirmó al noticiario que le prestarán toda la ayuda que la joven necesite.