Este miércoles, Pedro Maldonado juez del Cuarto Juzgado de Familia de Santiago, presentó una querella en contra de todos quienes resulten responsables de la muerte de una menor de 11 años al interior del centro Galvarino del Servicio Nacional de Menores en Estación Central.

Según la versión entregada por la directora nacional de la institución Marcela Labraña la menor falleció este lunes producto de un paro cardíaco generado por la tensión que le provocó el no recibir la visita de un familiar. 

Versión que es refutada en el mencionado juzgado, desde donde se presentó una denuncia para que se investiguen las circunstancias del hecho. 

"A este magistrado le asiste la legítima sospecha de que efectivamente a la niña le haya sido entregado algún medicamento o fármaco como una forma de poder aplacar el estado de descompensación en que se encontraba". 

En el documento difundido por  24 Horas, Maldonado indica que "esta acción de la que se sospecha es plausible, toda vez que la edad de la niña hace poco probable que haya experimentado un paro cardíaco sólo por la tensión y estrés que le causaba el estar alejada de su familia". 

La denuncia contradice directamente lo señalado por la directora nacional del Sename y da a entender una posible negligencia por parte de funcionarios de la institución.  

"Hay una duda bastante razonable de que la descompensación cardíaca se haya producido por la ingesta de medicamentos  fuera de la prescripción médica ordenada, lo que a la postre pudo haberle causado el fallecimiento", asegura la querella.

Por su parte, parlamentarios de oposición y oficialismo indicaron que se citará a la autoridad del servicio a declarar sobre lo sucedido en la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados.

PUB/SVM