La diputada de 28 años de edad comienza el año asumiendo la presidencia de la Comisión de Salud. La legisladora admite que una reforma en este ámbito probablemente “no será en este gobierno”.

Con 28 años de edad, Karol Cariola se ha convertido en uno de los rostros de la no oficial “bancada joven” de la Cámara de Diputados, junto a ex dirigentes estudiantiles que irrumpieron en el Legislativo en las últimas elecciones parlamentarias. Este año enfrenta, junto a la jefatura de bancada, la responsabilidad de encabezar la Comisión de Salud de esa corporación.

En conversación con Publimetro, la parlamentaria considera que el año que se inicia será marcado por el peso de las próximas elecciones municipales.

“Ahora viene un 2016 muy movido y marcado por lo que será el proceso de elección municipal. Creo que procesos como las farmacias populares son precedentes que claramente van a marcar los comicios. Los ojos estarán muy puestos también en el proceso de crear una nueva Constitución, en el que he estado muy atenta al formar parte de la bancada transversal por la Asamblea Constituyente. Pienso que que el año pasado logramos avances importantes, pero queda mucho por hacer y la ciudadanía lo sabe y lo expresa constantemente no solo en las encuestas, sino también en sus acciones políticas, porque faltan compromisos por cumplir.

¿Cómo crees que avanza el proceso constituyente?
- La Presidenta ha sido muy clara en que aquí tiene que haber un proceso que involucre a la ciudadanía en su conjunto y que sea vinculante en las decisiones que tomen los chilenos. Los movimientos sociales han sido muy categóricos en que hay que tener una nueva Carta Fundamental democrática. Es una necesidad para fortalecer nuestra democracia, que está en este momento cuestionada y tan debilitada por lo mismo.

Asumes la presidencia de la Comisión de Salud. ¿Cuáles son las prioridades este año en este ámbito?
- El problema de salud en Chile es un tema que las personas sienten y se ha creado la necesidad de generar cambios profundos. Creo que en Chile es necesaria una gran reforma a la salud, una que probablemente no va a ser en este Gobierno ni será inmediata, pero sí hay que generar las condiciones para que sea un tema fundamental.
Las diferencias son brutales y los chilenos ya están cansados de exponerse a las condiciones actuales para poder tener resguardo en  algo tan básico como el derecho a la salud.
Este año tenemos intenciones de generar acciones a partir de la comisión. Mostrarle al país situaciones que son complejas, que son contradicciones en sí mismas y revelar la situación en este aspecto al igual que como hicimos con la educación en su minuto.

¿Cuáles son esas situaciones?
- Tenemos una comisión investigadora que seguramente va a sacar a la luz pública antecedentes sobre cómo se consiguen las patentes, cómo hoy existen laboratorios que ostentan esas patentes, son los únicos distribuidores del país y, por lo tanto, especulan con los precios, unos que ningún bolsillo resiste. También viene la discusión de la Ley de Isapres, así como modificar también las normativas de Fonasa, que debería ser un fondo nacional que le diera cobertura a todos los chilenos. Existe una distinción de clases y de ingresos a partir del sistema de salud y creo que en Chile hay que generar transformaciones.

No todo esto depende de la Comisión de Salud, pero sí creo que podemos contribuir y, al menos esa es mi expectativa, develar situaciones de injusticia que han estado bajo la alfombra durante mucho tiempo y acelerar ciertos procesos de debate, marcando precedentes, tal como lo hicimos con el uso de la Cannabis medicinal, por ejemplo.

¿Cómo ves el escenario político en el último tiempo?
- Muchos dicen que Chile está en una crisis, pero yo creo que es una oportunidadhistórica de cambiar las cosas.  A nuestra democracia le hace bien que las cosas se transparenten y  se abran estas cajas de Pandora con información que la ciudadanía desconocía.
 
Pero eso afecta directamente a la clase política…

- Creo que lo único lamentable de todo esto es que meten a todos en el mismo saco, aunque se deberían hacer excepciones. Como Partido Comunista nos sentimos orgullosos de ser el único que no tiene aportes reservados, y nos enorgullece que los chilenos puedan saber que no hemos sido regulados por una empresa.  En cambio, la UDI sigue siendo actualmente el partido que ha recibido más aportes irregulares en su financiamiento.

Si bien como PC hemos ‘metido las patas’ muchas veces y nos podemos haber equivocado, jamás hemos metido las manos. Por eso hemos propuesto anular leyes como la de Pesca, porque fue hecha sobre la base del cohecho.

De vuelta al plano legislativo, estás a la cabeza del Proyecto de Ley de Viviendas Sociales Inembargables. ¿Qué es lo que debe saber sobre él la gente y en qué estado está?

- Este es uno de nuestros proyectos emblemáticos, porque surge desde la ciudadanía y de las necesidades de los propios vecinos. Estas son viviendas sociales con subsidios del Estado, ya sea subsidios sin deudas o subsidios complementados con créditos hipotecarios,  los cuales en 99,4% son entregados por BancoEstado. Ha sido muy bien recibido: fue aprobado por la Cámara de Diputados y por la Comisión de Vivienda, tiene apoyo del Ministerio de Vivienda y ahora pasó a la Comisión del Senado, donde esperamos que también se apruebe.

Lleva tantos años de lucha y complejidades tener una vivienda social, desde buscar dónde construir a lograr comprar terrenos privados al precio que el Estado este dispuesto a pagar, que es terrible es que después de vivir eso te quiten tu casa solo por haber adquirido un préstamo, una deuda comercial o un préstamo anterior a la adquisición de la vivienda. El fin de nuestra iniciativa, es que ninguna familia quede en la calle por tener una deuda ajena al rol de la vivienda.


PUB/MC