El diputado José Antonio Kast, quien renunció a la UDI este martes, se refirió a su salida del partido asegurando que no es una “renuncia con elástico”.

“No es una renuncia con elástico, porque esto no es una renuncia que se deba a una persona o a un nombre. Yo no vuelvo a la UDI”, enfatizó el parlamentario en entrevista a El Mercurio.

“No renuncio porque esté Hernán Larraín, ni tampoco voy a volver porque este Jaime Bellolio. Mi renuncia obedece a que la UDI entera tiene que cambiar su forma de actuar en política y eso, lamentablemente, no es sólo un cambio de nombre, sino de actitud”, agregó.

Por otro lado, Kast aseguró que su próximo desafío es lograr reunir las firmas suficientes para presentar una alternativa presidencial.

“Mi primer gran desafío es convencer a 35 mil personas para que me apoyen y poder presentar una candidatura a primera vuelta”, puntualizó.

El parlamentario también aseguró que el partido comenzó a declinar cuando “perdimos la identidad en la elección presidencial con Ricardo Lagos, cuando nos bajó una ansiedad por llegar al poder y ahí se perdieron las convicciones en la UDI. Nos bajó la ansiedad de decir dónde están esos 30 mil votos”.

“Eso fue un error, porque la gente votó por nosotros porque éramos coherentes. Pero de pronto empezaron a ver que de acuerdo con las encuestas dábamos una respuesta. Uno no puede gobernar ni en base a las encuestas ni a la ideología, sino en base al sentido común”, acotó Kast.

“En política ficción si me tocara estar en primera vuelta y ganarla le pediría a Piñera que me apoyara en la eficiencia en mi gobierno. Si yo pudiera, me sumaría a él desde el punto de vista de la convicción y la mística”, concluyó el diputado.

PUB/CM