“Küme dungu, kom pu che” o como se leería en español “hay buenas noticias para toda la gente del pueblo mapuche”. Ello porque este 31 de agosto la Biblioteca de Santiago instaló en sus dependencias señalética escrita en mapudungún, con el objetivo de aportar a la difusión de esta lengua originaria de Chile. Gracias a esto, en el edificio ya se pueden encontrar letreros como “pütokoam yafütu” que identifica a la “cafetería”, “moyol püñeñ chillka” para la “guaguateca” o “cheu aregei chillka” para la sección de “préstamo y devolución”, todo con el objetivo de generar una mejor inclusión.

Así al menos lo precisó la directora de la Biblioteca de Santiago, Marcela Valdés, quien aseguró que la instalación nace para “generar una biblioteca inclusiva, no sólo en sus servicios e infraestructura, sino que en su manera de comunicarse con sus usuarios y usuarias”. Algo que permitirá, además, que tanto los peñi (hermanos) como las lagmien (hermanas) practiquen el mapudungún que, de forma literal, significa “el lenguaje de la tierra”.

La escritura de los carteles se gestionó gracias a la colaboración de Mónica Cañulef Cañulef, funcionaria de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), Grafemario Azümchefe y del lingüista Necul Painemal Morales, además del personal de la biblioteca.

Cabe señalar que en el Censo realizado en 2002, 604.349 personas declararon tener un origen mapuche, lo que representaba a un 4% de la población total del país de ese entonces. Por otra parte, Santiago tiene varias comunas con nombres de origen mapuche como Quilicura (“tres piedras”), Vitacura (de “futacura” o “piedra grande”), Maipú (“tierra de cultivos”), Ñuñoa (de “ñuñohue” o lugar donde crece ñuño), entre otras.

La Biblioteca de Santiago se encuentra ubicada en Matucana 151 y atiende de martes a viernes desde las 11:00 a las 20:30, mientras que los sábados y domingo el horario de cierre es a las 17:00. ¡Marri chiweu!

 

PUB/CM/JLM